Sistema Gurzil

Descripción

¿Cómo se formó nuestro sistema solar? ¿Cómo nace un planeta?… Preguntas como estas solían inquietar las mentes de pensadores y científicos. Incluso cuando la humanidad empezó a dar sus primeros pasos hacia las estrellas a finales del siglo XXI, el estudio de los primeros días de nuestro sistema solar era o bien mayormente teórico o estaba a miles de años luz de distancia. Tuvimos que esperar hasta el siglo XXVI y decenas de sistemas explorados antes de que diésemos con uno que se encontrase en su estado de desarrollo más temprano, un sistema donde pudiésemos estudiar los fenómenos de cerca y comprender mejor las respuestas a esas preguntas que nos hacíamos desde tiempos antiguos. Tristemente, el miedo y la paranoia en aquel momento restringieron el acceso científico al sistema y lo mantuvieron envuelto en una niebla de guerra durante casi trescientos años.

El Mar oscuro

Los mediados del siglo XXVI fueron una etapa complicada en la evolución humana hacia las estrellas. Los avances tecnológicos hicieron que los motores de salto fuesen considerablemente asequibles para el público, permitiendo que más y más civiles pudiesen competir con los exploradores “profesionales”. Ese periodo de rápida expansión sufrió una parada en seco cuando Gaia Planet Services comenzó a terraformar un planeta en lo que más tarde se conocería como el sistema Pallas sin darse cuenta de que el planeta ya estaba siendo habitado por otras especies. Los siguientes cincuenta y cinco días fueron una dura presentación de la humanidad al imperio Xi´An conforme negociaban la liberación del personal encargado de la terraformación. Durante los primeros años tras el incidente Pallas, solo hubo dos sistemas conocidos conectados a espacio Xi´An. En el año 2531, Teesa Morrison, descubrió el punto de salto Baker-Hadur. Aunque se le negó el legado duradero inherente al descubrimiento de un nuevo sistema, disfrutó de un breve periodo de fama después de que sus grabaciones llegasen a manos de las agencias de noticias. 

CARACTERÍSTICAS
Gurzil

Tipo

Estrella de secuencia principal

Tamaño

4 AU

Tipo de Estrella

Secuencia Principal: Enana Tipo-K

Jurisdicción

Cinturón de Asteroides

1

Planetas

Jump Points

4

Estaciones espaciales

1

Descubierto

2539 Odara

En ellas, su expresivo ataque de entusiasmo tras completar con éxito el salto se convierte en alaridos de pánico al verse cara a cara frente a una flota de naves militares Xi´An al llegar al otro lado. El panorama de caza de nuevos puntos de salto se convirtió en algo considerablemente más complejo. Como respuesta, la UPE creó el Centro de Cartografía Imperial (ICC) para consolidar en una única agencia sus esfuerzos a la hora de escanear y cartografiar nuevos puntos de salto. También instituyeron una serie de exhaustivas políticas para asegurarse de que todo saltarrutas militar estuviese instruido en procedimientos y protocolos diplomáticos en un esfuerzo de evitar potenciales conflictos. El miedo no era algo que detuviese a Dahunsil Kosoko. Después de pasar ocho meses recuperándose de un accidente de nave que le costó una de sus piernas, Kosoko salió de la estación médica de Prime, recogió algo para almorzar de Toreador´s y se hizo con una nave nueva. Tras recoger algunos suministros, se dirigió al sistema Hadrian (por aquél entonces conocido como Nivelin) con el objetivo de “escanear su propio camino a través del verso”. No llegaría tán lejos. Tras tan solo tres semanas de escaneo intensivo, en el 2539, descubrió un punto de salto hasta el sistema Gurzil. Kosovo pensaba que probablemente se encontraría una flota Xi´An al otro lado, pero dio con algo mucho más interesante: un disco de gas y minerales protoplanetario arremolinándose alrededor de una estrella de secuencia principal tipo K. El sistema parecía ser el descubrimiento científico del siglo, ofreciendo a la comunidad de investigación un acceso sin precedentes a la creación de un sistema. Kosoko rellenó la solicitud de descubrimiento dando el nombre de su tía Odara como nombre del sistema, pero desafortunadamente, la UPE intercedió. En el año 2542, mientras los supervisores del ICC aún estaban valorando el sistema, una nave de reconocimiento Xi´An apareció en el sistema por medio de otro punto de salto por aquel entonces aún desconocido.

El Xi´An resultó ser otro explorador, puede que su propia versión de Teesa Morrison, por lo que, aunque el sistema Odara no era parte del imperio Xi´An, estaba conectado a él. Específicamente, conectaba con el sistema Rihlah, hogar del planeta militar Shorvu. La UPE rápidamente retiró a sus supervisores y declaró el sistema como fuera de los límites para civiles. El sistema fue rebautizado inmediatamente cambiando el nombre de Odara por otro que se ajustase al protocolo estándar militar adoptado en todos los sistemas que formaban la línea Perry: un nombre de dios de la guerra. Bautizado con el nombre de la antigua deidad bereber, Gurzil, el inmenso disco de materia planetaria coalescente hizo que, en la práctica, el sistema fuese imposible de monitarizar, creando así su incluso más inquietante nombre secundario: El mar oscuro. A lo largo de los siguientes dos siglos, Gurzil se convertiría en escenario de numerosas operaciones militares y cientos de bajas. Aunque la causa de muerte oficial siempre fue atribuida a colisiones resultado de la baja visibilidad, los rumores decían que, en realidad los responsables eran los escuadrones asesinos Xi´An y grupos de refugiados Tevarin que se ocultaban en los campos de asteroides.

Tras la caída

En el periodo que siguió a la caída del régimen de los Messer, la línea Perry cambió de forma sustancial. El emperador Toi intentó cumplir las promesas a las que se llegó en el tratado Akari/Kray y desmantelar la línea Perry, dividiendo el control de los sistemas entre los humanos y los Xi´An. A pesar de no tener planetas, Gurzil fué un sistema por el que los miembros de la UEE lucharon duramente, tanto por su relevancia científica, como por sus vastos recursos. Una vez que el sistema quedó bajo control de la UEE, un fascinante debate surgió en el senado. Con la aprobación del Acta por una Oportunidad Justa en el 2795 que garantizaba la protección de las especies en desarrollo, los representantes de la comunidad científica y los lobistas de los consorcios mineros entraron en conflicto en cuanto a qué hacer exactamente con Gurzil. Aunque las compañías mineras apoyaban los estudios científicos en el sistema, los científicos afirmaban que Gurzil debería estar bajo la protección del Acta de Oportunidad Justa, alegando que la composición y la estrella del sistema tenían todos los elementos necesarios para que finalmente acabase por albergar planetas habitables y una vida exuberante. Creían que tratar de recolectar los minerales del sistema interferiría irrevocablemente en su desarrollo y por lo tanto pondría en peligro la posibilidad de que la vida se desarrollase de forma natural. Sus detractores, en cambio, argumentaban que estaban hablando de una línea temporal de millones, o de incluso, cientos de millones de años.

El estado actual

El debate en torno a Gurzil ha seguido de una forma u otra desde entonces. Aunque la UEE ha restringido duramente las operaciones mineras en la franja verde del sistema, oficialmente, no lo ha clasificado como bajo la protección del Acta de Oportunidad Justa. Sea cual sea su uso, el sistema Gurzil ofrece a los viajeros una visión única del nacimiento de un sistema. Viajando a través del sistema, encontrarás múltiples estaciones científicas y de investigación intentando desentrañar los secretos del universo, así como operaciones mineras más allá de la línea helada. Se recomienda a los visitantes probar uno de los muchos tours científicos que se dan en el sistema.

Advertencia de viaje

advertencia de viaje

Debido al disco protoplanetariom la visibilidad en Gurzil sigue siendo un peligro constante. Se recomienda precaución a la hora de viajar en este sistema y permanecer atento a todos los posibles peligros (tanto naturales, como sentientes).


Rumores en el viento


Ahí fue cuando supe que estaba destinado a volar. Sobrevivir a una cosa tan horrible y que el único pensamiento que te empuje a seguir en los momentos duros sea “¿cuándo podré volver ahí fuera?” …No sé. Es raro, ¿verdad?


-Dahunsil Kosoko, 2940


Entras, diría que hay una probabilidad del 50% de que puedas volver a salir de nuevo. Esa es la apuesta en el mar oscuro. Puede que muchos de los que entran hayan muerto con ese temor en mente. Yo no. Me parece una proporción justa.


-Teniente retirado Demian Ward, UEE. Cazador asesino: Mi vida en el frente Xi´An.