Sistema Gliese

Descripción

Un bullicioso centro de comercio entre especies, varios cinturones de asteroides orbitando entorno a la estrella azul que reside en su parte central… el sistema Banu rico en recursos de Gliese ha sido un destino popular entre los viajeros humanos desde hace más de dos décadas. Aunque la humanidad tiene una consolidada presencia en el sistema a día de hoy, con varios asentamientos emergentes propios, le ha costado cientos de años de negociación el poder llegar a este punto. Aunque la mayoría de los Banu se muestran más que dispuestos a entablar relaciones de negocios con otras especies, sus rutas de comercio son un bien que guardan cuidadosamente.


Tras el primer contacto en el año 2438, la UNE aprendió rápidamente cuan complejas podían llegar a ser las negociaciones con los Banu. Llegar a un acuerdo de comercio con el protectorado no fue suficiente. Conseguir acceso a cada uno de sus sistemas requirió que los delegados diplomáticos alcanzasen acuerdos de forma individual con muchas partes, desde un abanico de organismos de gobierno planetario distintos, a los souli de navegación para adquirir los datos cartográficos. Además, existía el problema de que los organismos de control podían disolverse y ser reemplazados por un nuevo souli que hubiese adquirido el derecho de formar acuerdos, haciendo que todo el proceso comenzase de nuevo otra vez. Aun así, muchos sistemas no estaban entusiasmados con la idea de dar la bienvenida a los humanos y pedían una recompensa muy alta por el privilegio, ya que querían limitar la competencia y tener el control sobre el flujo de bienes a través de su sistema. Perseverando a través de varias décadas a pesar de estos obstáculos, la UNE se hizo con los derechos de visita sobre varios sistemas como BacchusGeddon y Kins. Sin embargo, no se convirtió en una tendencia continua.

CARACTERÍSTICAS
Gliese

Tipo

Una estrella de secuencia principal

Tamaño

14 AU

Tipo de Estrella

Secuencia Principal: Enana Tipo-A

Jurisdicción

Banu

Cinturón de Asteroides

3

Planetas

6

Jump Points

1

Estaciones espaciales

1

Descubierto

2712 Messer VIII

Con las desafortunadas circunstancias en las que se dio el primer contacto con los Xi´An y la terrible violencia que vino de la mano de la primera guerra Tevarin, la opinión que la humanidad tenía sobre otras especies cambió. Aunque el comercio con la raza Banu fue tolerado e incluso fue algo en lo que se confió durante los tiempos de necesidad de recursos que trajo consigo la guerra, la voluntad del imperio por mejorar las xeno-relaciones menguó hasta desaparecer con el comienzo del régimen de los Messer. Este status quo no cambió hasta la grave recesión económica de principios del siglo XXVIII. El gasto militar creciente que alcanzaba los niveles más altos de la historia, fruto de las primeras incursiones Vanduul, sumado a los impuestos más altos que jamás ha tenido la UEE, hizo que la economía del imperio se estancase a principios del siglo XXVIII. Tras probar numerosas tácticas para estimular el crecimiento del mercado, el imperator Messer VIII decidió tomar un enfoque más radical. Su teoría era que, si la UEE podía expandir aún más sus mercados, ello traería consigo un nuevo flujo de créditos que actuaría como un botón de reset para varios sectores importantes. Por primera vez en dos siglos, la humanidad envió una delegación para negociar los derechos de acceso a un nuevo sistema Banu, Gliese.

Se rumoreó que la UEE tuvo que presionar a varias compañías para que cediesen valiosos planos originales (blueprints) y diagramas tecnológicos a los Banu para que el acuerdo llegase a buen puerto, pero, finalmente, muchos economistas creen que la apertura de las relaciones comerciales con Gliese en el año 2712 hizo que el régimen de los Messer se acabase prolongando ochenta años más. Gliese era un vibrante centro comercial con una gran variedad de recursos y conforme la humanidad comenzó a aprovechar su vigoroso tráfico de materiales en bruto y bienes manufacturados, actuó como un verdadero bálsamo para la industria del imperio. Sin duda, más allá de su atractivo económico, Gliese también tiene un componente que según algunos es, de hecho, su mayor atractivo, un misterioso planeta desierto.

Planetas

Gliese I &II

Los dos planetas más interiores del sistema son relativamente tranquilos, sobre todo cuando se les compara con el bullicio y ajetreo que hay en las rutas de comercio que transcurren por zonas más exteriores. Con un sobrecalentado núcleo de hierro ferromagnético, Gliese I mantiene cierto tráfico regular de humanos que afirman que orbitar a su alrededor ayuda a aliviar los síntomas asociados a los miembros cibernéticos (una afirmación que aún no ha sido corroborada por la comunidad médica oficial). Por otro lado, Gliese II es conocido por su rotación retrógrada que hace que se vea girando en la dirección inversa a la de sus planetas gemelos.

Cinturón Alpha de Gliese

Un “activo” cinturón minero en el sentido más amplio de la palabra, esta zona orbital es notoria por ser el escenario de frecuentes estallidos de violencia entre soulis rivales por los derechos sobre el valioso mineral que se sigue extrayendo de estos asteroides. Aunque los Banu normalmente prefieren la negociación pacífica, parece que la riqueza que se encuentra en este lugar a incitado a muchas soulis a buscar soluciones más violentas.

Gliese III

Al contrario que el cercano cinturón, Gliese III, un mundo terrestre sin atmósfera, es un escenario de operaciones mineras Banu más convencional. Sus varios gremios forman un cambiante paisaje de bases e instalaciones mineras conforme el control de los territorios cambia regularmente de una souli a otra.

Gliese IV (Nogo)

Cuando los humanos llegaron por primera vez a Gliese, se quedaron estupefactos al descubrir un utópico mundo completamente terraformado sin ningún Banu residiendo en él. Con sus exuberantes bosques y colinas cubiertas de hierba, Gliese IV parece estar listo para su colonización y en algún punto los Banu debieron de haber pensado lo mismo. Gran parte de la superficie muestra las decadentes ruinas de antiguos asentamientos que fueron abandonados hace tiempo. Cuando se pregunta por qué el planeta permanece virgen, la mayoría de los Banu simplemente responden que es un sitio al que se supone que no tienen que ir. Esta expresión común le ha valido al planeta el sobrenombre de “Nogo” (Noir) entre los humanos que visitan el sistema. Debido a la visión única que tienen los Banu sobre la historia, para ellos no es importante la razón por la cual el planeta debe de permanecer virgen, sino que simplemente es importante el hecho de que debe de permanecer así.

Gliese IV (Nogo)

Después de que análisis científicos revelasen que no había razones obvias por las cuales el planeta pudiese ser peligroso, varas colonias humanas decidieron asentarse en el planeta y (por ahora) están teniendo un gran éxito viviendo aquí por su cuenta. Incluso han establecido un rico comercio con la cercana Flotilla Lyris, cuyos habitantes se muestran ávidos por consumir los frescos productos que crecen en el planeta. Varios reconocidos xeno-arqueólogos humanos se han dedicado a explorar las ruinas Banu que hay en planeta para intentar descubrir la verdad sobre lo que hizo a los Banu abandonar el planeta. No todo en Nogo es tán idílico como las preciosas imágenes de los paisajes podrían hacer pensar. Se han asentado varios grupos de forajidos que se aprovechan de la falta de un gobierno oficial y de presencia militar para prosperar, más aún sabiendo que los mercenarios Banu se niegan a atravesar la atmósfera. Sin embargo, han salido a la luz nuevos datos que podrían hacer pensárselo dos veces a aquellos que usan Gliese IV como guarida. La reciente desclasificación de información incluida en El Acta de Verdad Histórica ha revelado que la UEE ha utilizado un programa secreto llamado proyecto Eclipse para atacar con bombarderos furtivos de élite a un grupo insurgente particularmente peligroso asentado en el planeta.

Flotilla Lyris

El alma del comercio en el sistema, Flotilla Lyris se compone de un amarre semipermanente de varias estaciones y grandes naves que forman un enorme centro de comercio. Casi todo el mineral y demás recursos recolectados en el sistema pasan a través de Lyris en su camino a decenas de sistemas. Con tanta gente visitando la flotilla cada día, hay una increíble mezcla de comidas, oferta de productos y ocio, disponible en sus diferentes alas y pabellones. Datando algunas de las estructuras más antiguas que forman parte de la flotilla, se ha teorizado sobre la idea de que las primeras naves que se reunieron aquí tras el éxodo de Gliese IV, poco a poco fueron formando la estructura que se puede encontrar hoy día.

Cinturón Beta de Gliese

Al haber sido un lugar más fácil de minar que el cinturón Alfa, hoy en día este conjunto de asteroides intensamente prospectados atrae más la atención de chatarreros que buscan recolectar materiales de los viejos puestos y plataformas, que la de mineros.

Gliese V

Espesas nubes de vapor de agua cubren la superficie de este caliente gigante gaseoso que está salpicado de condensadores en órbita. La corporación humana Terragra usa Gliese V como la fuente de su línea de agua embotellada y afirma que no hay quien iguale su pureza natural en todo el imperio.

Cúmulo Gamma de Gliese

Este distante y disperso cúmulo de asteroides tiene reputación de peligroso y es un punto viable tan solo para los mineros más experimentados, gracias a su naturaleza remota y traicioneras bolsas de gas.

Gliese VI

La última parada antes de dejar el sistema, este distante e inhóspito protoplaneta está plagado de las ofrendas a la suerte que dejan las nuevas soulis de comercio al comienzo de su primer viaje.

Advertencia de viaje

Varios puestos en el mercado Lyris ofrecerán a los visitantes beber de su “slomaddon”, un gran y elaborado recipiente, como parte del proceso de negociación tradicional. Se recomienda que los pilotos que prueben el “slomaddon” esperen unas cuantas horas antes de despegar, ya que algunos ingredientes pueden tener un efecto intoxicante retardado en los humanos, que puede que no noten al principio.

Rumores en el viento

El único aspecto positivo del brutal periodo en el que Samuel Messer estuvo al cargo fue la apartura del comercio con Gliese y eso que reinó durante un periodo relativamente breve de dieciocho años.

-Sydney Kamarck, Una cruel despedida: Un estudio sobre los imperators antes de la caída, 2877


Si alguna vez te has preguntado a donde van todas las camisetas del perdedor del Campeonato de SataBall, entonces, mi amigo, es que nunca has estado en Lyris. Es como si todos los Banu de allí viviesen en un increíble universo alternativo donde los Jumpers ganaron en el “39”.

-Tobias Dapur, Especial de comedia: Dapur Tells Da Truth (Dapurs cuenta la verdad), 2942

error: Contenido protegido