Sistema Branaugh

Descripción

La mayoría de personas han estado alguna vez en un lugar en el que algo simplemente no iba bien. No se podría decir exactamente el qué, pero hay algo inquietante, incomodo en ellos. Podría ser una pequeña y oscura calle en Prime o los ventosos cañones de Reis, pero sea como sea, es el tipo de lugar en el que los instintos afloran y te dicen que es hora de salir de allí. Para muchos, esa es la sensación que define al sistema Branaugh. Aunque el sistema ha estado inmerso en muchas discusiones políticas a lo largo del pasado, esa naturaleza de lugar peligroso y perturbador ha perseguido al sistema desde su descubrimiento en el año 2877…y para un explorador en particular, incluso desde antes de esa fecha.

Nacido de la sangre

Desmond Fell siempre había soñado con cartografiar las estrellas. Incluso desde niño, cuando crecía cerca de las pistas de aterrizaje en Lo, en el sistema Corel, fantaseaba con adentrarse en el cosmos para descubrir sus secretos y también con experimentar la variedad cultural de la UEE. No obstante, su objetivo más importante era descubrir un nuevo sistema solar. Desde proyectos de geología de fin de curso a excursiones de supervivencia los fines de semana, Fell dedico cada momento de su vida a empaparse de todo aquello que lo pudiese a ayudar a estar más cerca de su vocación. Se graduó en la ULON en las carreras de política y geotecnología e inmediatamente comenzó a trabajar como perito para una empresa minera, mientras ahorraba dinero para comprarse una nave. Desmond trabajó duro durante años sin perder nunca de vista su objetivo final, en el 2872, subió a bordo de la rudimentaria Aurora que se convirtió en su primera nave. Este recién nacido explorador tenía ahora una nave, un equipo de escaneo y un sueño. La pieza final de este puzzle finalmente encajó en el 2877. Tras dirigirse al sistema Chronos para ver con sus propios ojos el audaz proyecto Synthworld del gobierno, decidió poner a prueba algunas de las modificaciones de escáner que había comprado recientemente. El primer barrido registro algo, ese no era el resultado esperaba. Convencido de que la anomalía era fruto de las nuevas piezas que había instalado, volvió a lanzar un barrido. Volvió a registrar algo. Pero aun así lo hizo. Comenzó a aislar la anomalía para dar con su posición y ángulo exacto necesario para acceder al punto de salto.

 

CARACTERÍSTICAS
Branaugh

Tipo

Una estrella de secuencia principal

Tamaño

4 AU

Tipo de Estrella

Enana tipo k

Jurisdicción

Sin reclamar

Cinturón de asteroides

1

Planetas

3

Jump Points

1

Estaciones Espaciales

0

Branaugh

De repente el estómago se me puso del revés” –diría más tarde Fell en una entrevista en Showdown del 2879.

“Empecé a tener ese subidón de adrenalina, pero, por alguna razón, no me quise mover. Me paralizaba el miedo de pensar que estaba soñando y que hacer cualquier movimiento me despertaría”.

“No hace falta decir lo aterrorizado que estaba mientras navegaba por un ínter-espacio no conocido” continuó comentando Fell en la misma entrevista. “Pero cuando salí por el otro lado y mis escáneres me dijeron que era un nuevo sistema virgen…esa sensación me acompañará el resto de mi vida.”

Tras volver rápidamente al sistema Chronos para re-abastecerse de provisiones y combustible quantum se dispuso a explorar su descubrimiento. Navegando a través del vacío sistema, Fell registró tres planetas orbitando alrededor de una estrella de secuencia principal tipo K. Solo el segundo planeta posicionado al filo de la franja verde parecía potencialmente habitable. Fell entró en Quantum en dirección al planeta mientras preparaba sus escáneres para una valoración planetaria completa. Atravesando la turbulenta atmósfera, navegó sobre el rocoso terreno. El planeta parecía vació de vida, lo cual no era algo sorprendente teniendo en cuenta las tormentas y duros vientos que martilleaban su pequeña nave.

“Debo admitirlo, estaba un poco contrariado mientras analizaba el planeta. Parte de mí no quería irse. Quiero decir, esta sería probablemente la única vez que tendría la oportunidad de experimentar un planeta en solitario y eso era algo definitivamente excitante, pero había otra parte que quería salir pitando de allí Todo lo que había en aquel lugar, el clima, el paisaje…parecía violento.” 

Y cuando ya estaba finalizando el barrido, Fell encontró algo que reforzó ese presentimiento. Otra nave. En la cima de un imponente mirador, casi indistinguible entre los remolinos de partículas que llenaban el aire. Fell aterrizó cerca e investigó. Aunque la nave se encontraba medio enterrada, no parecía que se hubiese estrellado, parecía que hubiese explotado. Una investigación más concienzuda reveló marcas de quemadura que tenían la inconfundible firma de impactos láser. Fell buscó por los alrededores y dio con una pequeña cueva. Dentro había un cadáver.

Un comienzo insospechado

En tan solo una hora, Desmond Fell remitió un formulario de reconocimiento de punto de salto al Departamento de Transporte y Navegación y un informe a la Fiscalía. A la vez que un equipo de supervisores imperiales clasificaba el sistema, un grupo de trabajo conjunto compuesto por la División de Investigación Naval y agentes de la Fiscalía iniciaron una investigación. En los siguientes meses tuvieron lugar varios sucesos curiosos. Los intentos de analizar el sistema por parte de los supervisores se vieron obstaculizados por el limitado tamaño del punto de salto que llevaba al sistema. Sin ser capaces de llevar grandes transportes, se vieron forzados a dividir el enorme equipamiento en componentes más pequeños para llevarlos en sucesivas partidas de transporte. Mientras tanto, la Fiscalía había llevado a cabo pocos avances en la investigación gracias a las adversas condiciones atmosféricas que destruían cualquier rastro de pruebas. Se las ingeniaron para identificar el cuerpo de Theresa Branaugh, una exploradora que llevaba desaparecida casi cuatro años. Entrevistando a familia y amigos y con los limitados datos que pudieron extraer de su mobiGlas, los agentes lograron compilar una rudimentaria línea temporal de los movimientos que acabaron en su desaparición. La historia que se comenzó a revelar fue la de una exploradora, parecida a Fell, que había dedicado su vida a lo desconocido, pero que no había tenido mucho éxito en sus proyectos. Estaba profundamente endeuda tras pedir prestado de quien le fuese posible para seguir volando, por lo que, cuando finalmente desapareció, las autoridades locales sospecharon que había huido de un usurero. Parece que Branaugh descubrió el sistema y mientras lo analizaba se topó con alguien que estaba usando el sistema como escondite y este la mató. Desafortunadamente la Fiscalía fue incapaz de encontrar evidencias que llevasen a la identificación del asesino y el caso permanece sin resolver hasta hoy en día. Fell se vio tan conmovido por el trágico destino de Branaugh que modificó su solicitud inicial para bautizar el sistema en su honor para honrar su descubrimiento.

Reclamar o no reclamar

Aun así, el recién nombrado sistema Branaugh seguía teniendo un buen número de problemas. El pequeño punto de salto seguía dificultando a la UEE hacer llegar maquinaria de gran tamaño al sistema. Los supervisores estaban ocupados reuniendo la clasificación de recursos mientras los ingenieros planetarios estudiaban las posibilidades de terraformación del segundo planeta y los militares llevaban a cabo un análisis estratégico. Al final, los exploradores presentaron sus hallazgos al sub-comité del senado encargado de la expansión. Entre otros argumentos, determinaron que los potenciales recursos que se obtendrían de los planetas difícilmente podrían cubrir los costes y el tiempo necesario para llevar y establecer el equipamiento de terraformación al sistema. El senado finalmente recomendó al Imperator no reclamar el sistema, argumentando la falta de incentivos económicos para cubrir los costes de establecer asentamientos en el lugar. De esa forma el sistema fue abandonado. Durante años, los únicos visitantes fueron exploradores curiosos, mineros ocasionales y forajidos que buscaban un lugar donde esconderse, En el año 2928, un cartógrafo del ICC viajó al sistema para llevar a cabo una serie de escaneos de larga distancia y descubrió algo muy interesante.

 

Los nuevos habitantes

Desde que los Tevarin se deshicieron de su propia cultura en la etapa conocida como la purga como resultado a su derrota en la segunda guerra Tevarin, su pueblo parecía a la deriva y sin objetivos en la UEE. Mientras algunos trataron de integrarse en el gobierno que se ofreció a asimilarlos, la mayoría de los Tevarin se hundieron en el desaliento, cambiando su refinado código guerrero por trabajos como sicarios o matones. Muchos de ellos simplemente quisieron que se les dejase a solas, satisfechos con acabar sus días bebiendo y peleando. Habían sido conquistados por la UEE, dos veces. Ese hecho fue aceptado a regañadientes, pero eso no significase que les tuviese que llegar a gustar. Después de que el sistema Branaugh fuese abandonado de forma oficial por la UEE, los Tevarin comenzaron a llegar al sistema lentamente con el paso de los años. Según todos los informes, esto no parecía responder a ningún tipo de iniciativa organizada. Branaugh simplemente parecía representar algo que los Tevarin llevaban tiempo buscando: una esquina ignorada y sin uso en el universo donde simplemente estar solos. A pesar de su entorno completamente hostil y su atmosfera irrespirable, Tevarins y otros expatriados han continuado vagando hasta Branaugh II y su campo de asteroides cercano para hacer de ellos su hogar.

Planetas

Branaugh I

Este pequeño planeta rocosa es mayormente conocido por su rápida órbita alrededor de la estrella del sistema.

Branaugh II

Para todos aquellos que lo ven, la característica más impactante de forma inmediata en Branaugh II es un asombroso juego de anillos alrededor del planeta, para la mayoría, ahí es donde acaba su belleza. La superficie es un implacable paisaje de escarpadas rocas, fuertes vientos y agitadas tormentas. Los supervisores planetarios no estuvieron convencidos sobre si la terraformación que haría la atmosfera respirable sería capaz también de estabilizar sus tumultuosos patrones climáticos. Cuando los Tevarin comenzaron a migrar a el planeta, inicialmente tomaron los puestos avanzados y estructuras que originalmente fueron usadas por los exploradores de la UEE para estudiar el planeta y que, tras acabar, fueron abandonadas. Conforme más colonos fueron llegando, muchos reclamaron como suyo su propio rincón aislado en el planeta, pero algunos construyeron alrededor de estas áreas de puestos hasta crear lo más cercano a un pueblo que jamás ha habido en Branaugh II. Bautizado como Ne´er (una pronunciación errónea del término usado en jerga de Cathcarth ´now´er´ de ´nowhere´ (a ninguna parte/ en ningún lugar)), este gran pueblo fronterizo se ha convertido en el principal centro de comercio del planeta, intercambiando bienes y servicios con aquellos que viajan hasta el lugar, así como provee a los locales un lugar para hacerse con provisiones.

Branaugh III

Apodado “Tormenta” (Tempest) por sus continuas tormentas a escala planetaria, este gran gigante gaseoso supone la otra fuente de ingresos del sistema. Colonos de Branaugh II han establecido instalaciones de recogida para refinar los gases del planeta.

Cinturón de asteroides alfa de Branaugh

Este disperso cinturón de asteroides aporta el grueso de los ingresos del sistema. Residentes y pequeñas operaciones mineras agujerean diversos asteroides para minar y comercial fuera del sistema con lo hallado. De nuevo, gracias a la restringida naturaleza del punto de salto, ninguna de las grandes compañías mineras puede traer aquí su maquinaria más pesada, dejando el cinturón en manos de operadores independientes. No obstante, los pilotos deberían de llevar cuidado ya que varios de los colonos Tevarin más solitarios y que ven Branaugh “demasiado poblado” viven en el cinturón. La mayoría de los lugareños incluso evitarán viajar a través de este cinturón si es necesario, ya que según se dice, un puñado de naves desaparece en esta zona cada año.

Advertencia de Viaje

Branaugh es un sistema no reclamado y no está sujeto a los mismos niveles de seguridad que se podrían encontrar en sistemas civilizados. Todo aquel que pretenda visitarlo debería tomar grandes precauciones.

Rumores en el Viento

“Tras todo este tiempo, no puedo creerlo. Todos esos que me decían que debía de parar. Que estaba malgastando mi tiempo…Supongo que es raro. Estando donde estoy ahora mismo, no deseo restregárselo en la cara. Decirles “te lo dije”. Simplemente no sabían que era o que perseguía. Lo que siento aquí, ahora mismo, esto hace que todos los malos momentos hayan valido la pena, por mí. No por ellos. “Soy feliz de ser quien soy.”

-Última cita del diario de Theresa Branaugh.

 

“Es espantoso. No me puedo imaginar a nadie que quisiese vivir allí.”

-Extracto del informe de hallazgos del Dr. Ellis Vonat dirigido al Sub-comite del Senado encargado de la Expansión.