Drake Interplanetary

Historia

Aparentemente una compañía legítima, es un secreto a voces que fabrican naves baratas y bien armadas muy apreciadas por los piratas, hasta el punto de que les ponen nombres de ese estilo: “Cutlass”, “Buccaneer”, “Privateer”, “Marauder”, etc. Las naves de la Drake tienden a tener un aspecto ecléctico que hace cada una de ellas muy distintiva, pero también significa que son fabricadas prestando poca atención a la compatibilidad. Una de las principales subsidiarias de la Drake son sus Depósitos de Salvamento, situados convenientemente alrededor del espacio de la UEE y de los banu, ofreciendo el mejor precio por piezas de repuesto. Todo ciudadano conoce Drake Interplanetary: cursis vallas publicitarias protagonizadas por mujeres imposibles de plástico con la piel llamativamente teñida inclinadas sobre uno de sus últimos modelos de combate, los rótulos en las noticias hablando sobre investigaciones frustradas que hablan sobre sus lazos criminales, el estilo poco aerodinámico de sus siluetas. La huella dejada por la compañía es generalizada e inevitable para cualquiera que visite el espacio.

Código de Fabricante

DRAK

Sede

Odyssa Borea, Sistema Magnus

Tipo

Militar / Civil

Origen

Humano

Perfil

Fabricante de naves espaciales

Fundación

Jan Dredge

CEO

Anden Arden

Fundación

Drake Interplanetary fue fundada poco después de la salida a la venta de su exitosa Cutlass. El diseñador jefe Jan dredge se convirtió en director ejecutivo con una junta de siete miembros formada principalmente por ingenieros aeronáuticos que habían participado en el proyecto. Drake no era el apellido de alguno de los que estuvieron involucrados en el proyecto, simplemente fue específicamente seleccionado por su “sonoridad” y con la esperanza de hacer las naves de la empresa más atractivas. Esta fue la primera de una serie de decisiones que anteponían los ingresos por encima de cualquier otro factor y que rápidamente definieron el espíritu de la compañía. La segunda decisión fue también una declaración de intenciones: en lugar de establecer la compañía en uno de los planetas principales de la UEE como podrían ser la Tierra o Terra, lo hicieron en el económicamente comprometido sistema Magnus. Estableciendo los cimientos de su gobierno y centros de producción clave en Borea (Magnus II), la imagen de “fuera de la ley” de Drake quedo bien afianzada antes siquiera de que el primer modelo de Cutlass saliera de la fábrica.

¿Cómplices del crimen?

En los alrededores del siglo XXX, la galaxia estaba en paz, o al menos lo mas cercana a la paz de lo que jamás había estado. Las incursiones Vanduul por aquel entonces estaban desorganizadas. Las escaladas de violencia en las colonias fronterizas tenían un alcance limitado y los ejércitos de la UEE estaban en medio de un proceso de retirada que duraba varios años. ¿Quiénes estaban comprando miles y miles de Cutlass y que estaban haciendo con ellas? Siempre y cuando los créditos siguiesen llegando a nadie en Drake parecía importarle demasiado. La respuesta fue, por supuesto, a organizaciones criminales. Siempre y cuando los ciudadanos tuvieran acceso a las estrellas, la piratería prosperaría…y ahora, gracias a la asequible Cutlass, tuvieron una herramienta perfecta. Contrabandistas y piratas, excluidos de los seguros estándar disponibles para los ciudadanos, habían estado operando con viejas naves descartadas y excedentes militares. Ahora tenían a su alcance una nave reemplazable que se ajustaba a su presupuesto y gracias a su más que aceptable bodega de cargamento y su extremadamente personalizable naturaleza, una que se ajustaba exactamente a sus necesidades. Un análisis determinó que las Cutlass estaban transportando narcóticos, asaltando convoyes de cargamento e incluso atreviéndose a enfrentarse a las patrullas de la policía cada vez con más frecuencia. Con el tiempo, el aspecto corpulento y modular de la Cutlass llegaría incluso a re-definir a los piratas como muchos piratas hicieron con la Cutlass, revitalizando una de las profesiones más antiguas. Aquí es donde los informes corporativos que claman que Drake está haciendo “asombrosos esfuerzos para parar la piratería” y “su dedicación para hacer una nave espacial disponible para cualquier persona” difieren de la realidad. A quedado claro, aunque nunca reconocido, que la compañía se dio cuenta que había hecho un pacto con el demonio…pero los ingresos eran demasiado buenos como para echarse atrás. En lugar de restringir la Cutlass solo a unidades militares reconocidas, comenzaron a diseñar las naves con estilo pirata. El transporte Caterpillar, por ejemplo, monta más rayos tractores y armas pesadas que cualquier otra nave de su categoría. La publicidad en ese sentido comenzó a ser más obvia, con modelos de Cutlass en las ferias de muestra apareciendo con sigilosos esquemas de color negro y símbolos de calaveras con huesos cruzados. (“una humorística referencia a la exagerada controversia que se ha formado”…según palabras textuales de uno de los relaciones públicas de la compañía).