Desafio Able Baker

Si bien los tres planetas interiores del sistema Baker pueden ser inútiles en cualquier sentido formal, han adquirido una nueva vida como uno de los circuitos de carreras no oficiales más peligrosos de la galaxia. El Able Baker Challenge, que se celebra una vez cada seis meses en una fecha anunciada a los competidores solo 24 horas antes de la hora de inicio, enfrenta a los pilotos entre sí y con los planetas más internos de Baker. El desafío consta de tres partes, conectadas por fases de viaje cuántico que solo se pueden iniciar en ubicaciones específicas. En primer lugar, los pilotos deben navegar por el espacio que rodea Baker III, que está lleno de peligrosos cristales de hielo que pueden dañar la instrumentación y obstaculizar gravemente la visibilidad. La segunda etapa se llama “respirar los vapores“. Este segmento implica objetivos de anillo que se colocan muy cerca de la atmósfera tóxica de Baker II. Los pilotos deben navegar el recorrido cuidadosamente para evitar daños en el casco. Finalmente, los pilotos deben dirigirse a Baker I, donde la última etapa es una carrera sin armas. A diferencia de los eventos más “civilizados”, los corredores no son descalificados inmediatamente por la destrucción de la nave de un oponente (aunque las matanzas de piloto aún están prohibidas). Esto lo convierte en una de las competiciones más peligrosas de la galaxia. Navegar por el campo es considerado una insignia de honor entre los corredores clandestinos, aunque los equipos de carreras oficiales evitan la mayor parte del Able Baker Challenge. Como se trata de una carrera no oficial organizada por desconocidos, el desafío no tiene reglas sobre armas u otros procedimientos de seguridad, aparte de la etapa final libre de armas. Se sabe que los corredores especialmente competitivos derriban a los oponentes incluso en las primeras fases de la carrera para ganar ventaja. Los visitantes también deben ser conscientes de que la naturaleza subterránea del desafío ha provocado un número significativo de víctimas entre los aficionados. Con el sistema Terra a un paso de distancia, tienden a haber muchos más aficionados de lo que normalmente se esperaría. La banda interna de Baker está llena de restos destruidos de barcos de carreras recién comprados.

Fuente: Vendaval, recopilatorio ‘Hemeroteca del Espectro Vol.1’, pagina web de Ciudadano Estelar.